Más allá de los límites de tu mente

menú
  • Lección 207

No soy un cuerpo. Soy libre. Pues aún soy tal como Dios me creó.


1. (187) Bendigo al mundo porque me bendigo a mí mismo.

 

La bendición de Dios irradia sobre mí desde dentro de mi corazón, donde Él mora. No necesito más que dirigirme a Él y todo pesar desaparece conforme acepto Su infinito Amor por mí.

 

No soy un cuerpo. Soy libre.

Pues aún soy tal como Dios me creó.

 

 

 


Selecciona el ejercicio que estés practicando poniendo su número en la casilla “Mi lección” y haciendo clic en “Ir”. Este sitio recordará el último ejercicio seleccionado cuando vuelvas.


Mi lección


Ir

Compartir en:

Whatsapp Facebook Twitter Google+