Lección 208

No soy un cuerpo. Soy libre. Pues aún soy tal como Dios me creó.


1. (188) La paz de Dios refulge en mí ahora.

 

Permaneceré muy quedo y dejaré que la tierra se aquiete junto conmigo. Y en esa quietud hallaremos la paz de Dios. Está dentro de mi corazón, el cual da testimonio de Dios Mismo.

 

No soy un cuerpo. Soy libre.

Pues aún soy tal como Dios me creó.

 

 



Lección del día





Boletín mensual