Más allá de los límites de tu mente

menú
  • Lección 212

No soy un cuerpo. Soy libre. Pues aún soy tal como Dios me creó.


1. (192) Tengo una función que Dios quiere que desempeñe.

 

Busco la función que me ha de liberar de todas las vanas ilu­siones del mundo. Solamente la función que Dios me dio puede ofrecerme libertad. Eso es lo único que busco y lo único que aceptaré como propio.

 

No soy un cuerpo. Soy libre.

Pues aún soy tal como Dios me creó.

 

 

 


Selecciona el ejercicio que estés practicando poniendo su número en la casilla “Mi lección” y haciendo clic en “Ir”. Este sitio recordará el último ejercicio seleccionado cuando vuelvas.


Mi lección


Ir

Compartir en:

Whatsapp Facebook Twitter Google+