Lección 214

No soy un cuerpo. Soy libre. Pues aún soy tal como Dios me creó.


1. (194) Pongo el futuro en Manos de Dios.

 

El pasado ya pasó y el futuro aún no ha llegado. Ahora estoy libre de ambos. Pues lo que Dios da sólo puede ser para el bien. Y acepto únicamente lo que Él da como lo que me pertenece.

 

No soy un cuerpo. Soy libre.

Pues aún soy como Dios me creó.

 

 



Lección del día





Boletín mensual