Más allá de los límites de tu mente

menú
  • Lección 216

No soy un cuerpo. Soy libre. Pues aún soy tal como Dios me creó.


1. (196) No puede ser sino a mí mismo a quien crucifico.

 

Todo lo que hago, me lo hago a mí mismo. Si ataco, sufro. Mas si perdono, se me dará la salvación.

 

No soy un cuerpo. Soy libre.

Pues aún soy tal como Dios me creó.

 

 

 


Selecciona el ejercicio que estés practicando poniendo su número en la casilla “Mi lección” y haciendo clic en “Ir”. Este sitio recordará el último ejercicio seleccionado cuando vuelvas.


Mi lección


Ir

Compartir en:

Whatsapp Facebook Twitter Google+