Más allá de los límites de tu mente

menú
  • Lección 220

No soy un cuerpo. Soy libre. Pues aún soy tal como Dios me creó.


1. (200) No hay más paz que la paz de Dios.

 

Que no me desvíe del camino de la paz, pues ando perdido por cualquier otro sendero que no sea ése. Mas déjame seguir a Aquel que me conduce a mi hogar, y la paz será tan segura como el Amor de Dios.

 

No soy un cuerpo. Soy libre.

Pues aún soy tal como Dios me creó.

 

 

 


Selecciona el ejercicio que estés practicando poniendo su número en la casilla “Mi lección” y haciendo clic en “Ir”. Este sitio recordará el último ejercicio seleccionado cuando vuelvas.


Mi lección


Ir

Compartir en:

Whatsapp Facebook Twitter Google+