Más allá de los límites de tu mente

menú

Testimonios sobre Un Curso de Milagros

Juan Gabriel

( 29-Septiembre-2017 )

En medio de una situación adversa y con deseos de un profundo cambio desde mi ser espiritual, recurrí a varios caminos de superación personal, los cuales fueron valiosos y la puerta de entrada a lo que un día me cambiara la vida. Un día, por azares del destino, conoci a Andrés, quien inició mis pasos con Un Curso de Milagros. Tiempo después de poner mucho empeño a mi plan de estudio empecé a experimentar cambios notables y situaciones que carecían de alguna explicación lógica, es decir, un milagro. Hoy en día mi vida es muy diferente a lo que un día fue en aquellos momentos en que carecía de sentido para mí. Todo es muy diferente desde mi percepción. He logrado vencer mis peores miedos, he logrado encontrar a mi pareja perfecta, a vivir sin ninguna clase de apego y cada día que pasa es un día que no dejo de agradecer a la vida, a Dios, y sobre todo a mi gran maestro Andrés.

Valentín

( 28-Febrero-2017 )

Un curso de Milagros ha madurado mi nivel espiritual desde una base Crística. La completa ejecución de los ejercicios junto con el texto harán cambiar tu vida. En mi caso, el Espiritu Santo descendió sobre mí justo en mi entrada de retiro, por lo cual doy fe de la REALIDAD. Proveniente de un linaje Budista, Un Curso de Milagros llega al final a trasmitir el lenguaje universal de que toda causa tiene un efecto y nos lleva por el camino del deshacimiento de los efectos, a fin de eliminar por completo cualquier causa y descansar en el Padre. El Camino por recorrer ahora es mucho más fácil, pues el miedo ha dejado de ser la causa de cada una de mis decisiones.

Franco

( 01-Agosto-2016 )

Hace cinco años llego Un Curso de Milagros a mi vida y la dio vuelta literalmente. Hacía años que andaba mal y buscaba la verdad acerca de dónde venía y qué era.  Pasé por varios libros de espiritualidad que me gustaban, pero no me daban respuestas claras o puntuales de mi búsqueda. Hasta que encontré un vídeo donde se nombraba el Curso y me llamó la atención, así que al otro día lo compré. Leí primero el Texto. Recuerdo que lo devoré. Lo leía todos los días y me encantaba la información nueva que leía y resonaba muchísimo en mí. Tuve dos experiencias de revelación. Todavía no lo había terminado cuando sucedieron, y esas experiencias me marcaron el camino. No fue ni es actualmente algo fácil para mí, pero estoy muy comprometido con el proceso de perdón y sé que no hay vuelta atrás. Sé que no controlo nada y me siento guiado por el Espíritu Santo. La experiencia con Andrés fue muy provechosa para mí. Saqué provecho de muchos maestros del curso, pero Andrés tiene una forma brillante y clara para explicar cada pasaje del curso que para mí le distingue de otros maestros. Siento que pasé de grado y el Espíritu me guía a este maestro de Dios. Así que muy agradecido y confiado. ¡Abrazo al que lea! :) 

 

Esaúl

( 29-Julio-2016 )

Hace más de un año que buscaba un cambio radical en mi vida. No sabía por dónde ni cómo, sólo lo deseaba y así llegó a mi vida el Curso de Milagros. Cuando entré al lugar donde lo impartirían, al cual llegué por un amigo, sabía que ahí era donde encontraría lo que ahora para mí significa un proceso de curación continua.

Han sido demasiado los cambios, el proceso, la lucha, y cada día experimento más y trato de aplicar lo aprendido. Todos en algún momento de nuestra experiencia hemos presenciado milagros en nuestra vida, en la de nuestros seres queridos, en cualquier lugar y en cualquier parte, pero no los vemos porque seguimos dormidos, y eso ha sido para mí el curso, la maravillosa alternativa de querer despertar y caminar hacia la luz que es de todos, donde la culpa, el pecado y muchos conceptos que nos tienen atados a ideas absurdas pasan a ser sólo un concepto de experiencia y el poder de la decisión.

Mi frase favorita del libro: NADA, EXCEPTO TUS PROPIOS PENSAMIENTOS, PUEDE HACERTE DAÑO.

Cuando empecé en este viaje tenía mucho miedo por quedarme solo y convertirme en un ente hablando de cosas extrañas, pero sin yo hacer nada comencé a atraer gente que hablaba el mismo lenguaje, mi familia y amigos han empezado el mismo viaje de sanación y ellos contribuyen a que los milagros sigan ocurriendo.

Podría mencionar y hablar de todos los cambios que se han hecho en mi vida a partir de que tomé y practiqué el curso, pero sería como tratar de convencer de que funciona, y el curso, hasta que no lo vives no lo sabes, y una vez que decides vivirlo no hay vuelta atrás, pues ahora sabes que todo sin excepción sólo depende de ti y de tus pensamientos.

Sigo en el camino y doy gracias a todas las personas que se han presentado en el panorama. Gracias por la luz, por la enseñanza, por compartir, por experimentar y vivir todo con la mayor felicidad.

Les amo. Espero encontrarles en el camino.

Cristina

( 16-Junio-2016 )

El hecho de que llegara a mí el libro de Un Curso de Milagros no supuso ningún cambio, pues estuvo en mi estantería como año y medio, fueron los audios de la Asociación para el Desarrollo de la Paz Interior y en especial la clarificación de términos de Andrés, lo que me hizo conectar con lo que en el libro está escrito. Mi profesión es Terapeuta floral, Profesora de Yoga y Meditación y Orientadora personal a través del Eneagrama, así que tengo que reconocer que el lenguaje que utiliza el curso me generaba mucho rechazo. Sólo leyendo más allá de las formas he podido apreciar como Un Curso de Milagros tiene las respuestas a un anhelo que siempre ha estado en mí. La premisa del ego, "busca pero no halles", con esta enseñanza se difumina, se evapora. Una decisión, un instante y todo cambia. Dejar de ser “buscadora” y sentirme “encontradora”, una transformación interna que tiene su reflejo externo. Gracias Andrés.

Marisa Pascual

( 02-Junio-2016 )

Todas y cada una de las preguntas desesperadas que me hacía desde muy pequeña a algún ser poderoso que quizá pudiera escucharme desde algún lugar recóndito de una dimensión lejana, un buen día tuvieron respuesta cuando un gran libro azul, apenas visible hasta ese día..., pronunció mi nombre; y si no lo hizo con sonidos que se perciben con el oído, de alguna manera su llamada consiguió que lo tomara entre mis manos. Conforme iba leyendo sus páginas, la sensación de haber, por fin, encontrado coherencia, iba penetrando cada vez con más fuerza en mi interior. A pesar de no captar intelectualmente todos sus conceptos, el mensaje que había por detrás era tan inmenso y tan cautivador, que no paré de leerlo hasta el final. Esas palabras contenían todas y cada una de las respuestas que siempre había buscado, como si después de un largo y agotador camino, una cálida voz me invitara a descansar en su regazo. Después de una primera lectura, me dispuse a buscar información para que alguien me completara el cuadro que hasta esa fecha, era tan solo un boceto esperanzador. Y en mi camino apareció Andrés y su organización. Recuerdo que después de salir de ese primer encuentro grupal, mi cabeza daba vueltas. Todos y cada uno de los conceptos tan arraigados en mí, se vinieron abajo. Había una mezcla de rebeldía y certeza que con el paso del tiempo y gracias a Andrés y a los ejercicios del libro, se fue calmando. Y hoy, después de tres años, después de haber profundizado en mi interior y seguir en ello, la confianza, el reconocimiento y la paz que conlleva el alineamiento cada vez más palpable con mi auténtica naturaleza, han cambiado poderosamente mi vida... y lo mejor, que esto no ha hecho más que empezar. Agradezco enormemente toda la ayuda prestada por Andrés y su equipo, que sin duda, son una antorcha en este maravilloso camino.

Rosa María

( 31-Mayo-2016 )

Llevo nueve meses en el estudio de Un Curso de Milagros, y aunque mi punto de partida fue tomármelo con calma, porque presentía que el proceso sería largo y un tanto arduo, lo cierto es que los resultados comienzan a verse en diferentes aspectos de mi vida, los primeros meses fueron una toma de contacto y necesité un tiempo de adaptación al estudio y a la dinámica de las clases online, creando un hábito del que hoy me resultaría difícil prescindir.

Lo que más me gusta de Un Curso de Milagros es que proporciona sentido, orden y coherencia a muchos conceptos “espirituales” que, aunque correctos en su mayoría, habían llegado a mí sin un sentido pleno; a través del estudio estoy consiguiendo integrarlos, tener una visión de conjunto y, sobre todo, poder llevarlos a la práctica de una forma eficaz. Se podría decir que el Curso es un material perfecto sin el menor riesgo de error. Comprender en profundidad en qué consiste la culpabilidad y cómo liberarse de ella, por ejemplo, proporciona un bienestar y una calma incomparables.

También la forma de ver “al otro” cambia, se comprenden ciertos mecanismos y la forma en que podemos corregirlos. Y así con muchas otras cosas, en el proceso de descubrimiento de nuestra verdadera identidad. Algo importante ¿verdad? Pregúntate quién eres y si más allá del documento de identidad, de tu profesión, de tu rol familiar, lo sabes, no estudies el curso, pero si no lo sabes, adelante con él. Todavía estoy en el camino, y sé que el Curso me acompañará el resto de mi vida, de manera que aunque esta valoración la considero un poco prematura, me alegra compartirla con vosotros para que os animéis a comenzar.

 

 

Marcela

( 22-Enero-2014 )

Gracias a la terapia que hice con tu acompañamiento, y desde la perspectiva de Un Curso de Milagros, pude conectar con creencias limitantes que estaban condicionado fuertemente mi vida. Hasta ahora había hecho terapias convencionales, que, sin subestimarlas, sólo me permitieron cambiar los muebles de lugar (si se me permite la metáfora), siguiendo presentes siempre los problemas estructurales. Con estas creencias a la vista, y la parte metafísica de esta terapia, pude realizar cambios que nunca había podido hacer antes (tengo 43 años!), que se notaron inmediatamente en mi relación con el entorno, y en mi estabilidad emocional. 
Por otro lado, me brindó las herramientas para poder seguir realizando los ajustes por mi cuenta, ya que esto es una forma de vida. Ya sabes, como dicen ustedes los españoles, llega un momento en el cual te cansas de sufrir, y te planteas que debe haber otra manera ¡Absolutamente recomendable para todo aquél que quiera simplicidad y sencillez en su vida! Nuevamente, gracias.

Myriam

( 18-Diciembre-2013 )

Curiosamente, como todas las cosas importantes que me han ocurrido en mi vida, el Libro un Curso de Milagros, apareció en mis manos de forma inesperada y sorpresiva. La primera reunión que tuve con Prospector Ucdm fue en Estepa, un sábado, creo que del mes de marzo, a la que acudí "porque no tenía otra cosa mejor que hacer". No sabía nada del citado libro y acudí por acompañar a mi profesora de yoga, Inmaculada. Cuando comencé a oír su mensaje me sorprendió que estuviese escrito de forma tan profunda y esclarecedora aquellos sentimientos que yo había tenido desde mi infancia y que se me antojaban raros al no poder compartirlos con nadie. Cuando escuché la palabra de Jesús supe que lo que estaba escrito y lo que yo sentía eran la misma cosa, si bien tenía que aprender a darle forma a esos conceptos, a seguir un orden en los mismos y a purificar mis pensamientos apartándolos de la influencia de mi ego. Desde entonces, como si de una Biblia se tratara, el Libro un Curso de Milagros me acompaña, lo llevo conmigo a donde yo voy; a veces leo varias de sus páginas, otras practico los ejercicios, otras simplemente me acompaña como si de un guía se tratase; también comparto y disfruto de su contenido compartiéndolo con amigos y amigas en grupos en la ciudad de Estepa. Forma parte de mi vida y me siento protagonista de él. Ojalá pudiera conocerlo todo el mundo para que experimentasen en primera persona el sentimiento de paz y amor infinito que inunda mi corazón desde entonces.

Ernesto

( 01-Diciembre-2013 )

Las sesiones individuales con Andrés son una extraordinaria vía para el descubrimiento de todas aquellas partes de ti mismo que, al permanecer en la sombra, empujan en la dirección contraria del bienestar que todos buscamos en nuestro día a día. Su habilidad para ayudarte a tomar conciencia es magistral.

Mónica

( 22-Noviembre-2013 )

Para mí, tener sesiones de terapia individual es tener un espacio donde hablar otro lenguaje, uno que apenas se puede hablar en el mundo, y uno que me gustaría estar hablando constantemente. Es como descansar en un lugar donde todo tiene un sitio, un sentido… y se puede encontrar. Es dejar de jugar al ratón y el gato. Es comprobar que sí se puede hallar lo que se busca. En este sentido, para mí, este campo abierto cumple una función primordial: es el espacio donde reconocerme. Donde cobra realidad lo que siento en lo más profundo, porque tiene un sitio donde expresarse; y donde no se juzga, se comprende, porque su premisa es que comprender es lo único que hay que hacer. Es donde no soy una extraña para mí misma. Donde no hay locura boicoteándome constantemente y donde encaja todo lo que no encaja fuera. En esencia, es el templo de la intuición, donde se abre la puerta de par en par al más revelador de los axiomas: no estás loca. En realidad, eso que sientes es la cordura queriendo manifestarse. Y este es su santuario. Aquí puedes dejarla ser. Por fin.

    

Iván

( 31-Julio-2013 )

Un Curso de Milagros ha supuesto para mí un cambio tan importante que sobrepasa cualquier consideración de mejora o de un antes o un después. La puerta que se abre indica una experiencia que es imposible comprender o describir hasta que das el paso. Supone una liberación de conceptos, condicionamientos, creencias limitantes, miedo, culpa, a través de un aprendizaje consistente e íntegro, ofreciendo todas las respuestas y señalando un camino claro y transparente, acompañado, sencillo y reconfortante.

Nora

( 18-Marzo-2013 )

Cuando empecé la terapia con Andrés ya había oído sobre el Curso de Milagros. Incluso tenía el libro en casa desde hacía unos años, pero cierto resquemor me empujaba a dejarlo cada vez que leía dos o tres páginas del mismo. Como si me persiguiera, conocí a Andrés, primero como facilitador del curso, y después supe que además hacía terapia individual; todavía no se bien por qué quise hacer estas sesiones de terapia, algo muy interno en mí estaba pidiendo ayuda, pero tan interno estaba que no se ni cómo lo oí. Sea como fuere, me alegro bastante de haberlo hecho. Andrés ha sabido a través de su terapia aclararme todo lo que, al parecer, yo ya sabía pero que estaba tan sumamente enredado en mi cabeza que no conseguía ver. Me ha ayudado mucho a aclarar tantos conceptos y derrumbar tantos viejos esquemas, sustituyéndolos por comprensión. En un principio, ni siquiera era consciente de cómo mi mente se rebelaba, y justificaba cosas que no tenían justificación con grandes argumentos que me decía a mi misma, sólo por el temor de tener que ver la verdad y una vez vista no poder obviarla. Pero ahí estaba Andrés, que se encargaba, casi con insolencia, de no dejarme hacer ninguna elucubración mental para mantener los viejos parámetros y aferrarme a ellos; en alguna ocasión hasta rabié de la habilidad que tenía para no dejarme burlar la realidad.
Después, según avanzaban las sesiones, comencé a confiar en lo que me decía, sobre todo porque una voz interna señalaba que en realidad por ahí era, e incluso me sorprendía cómo Andrés podía atinar tanto, ese fue mi momento ¡Ajá!.. es un momento de comprensión rápida y es fabuloso. Y una vez aceptado y ya con confianza plena en lo que decía, pensé, ingenua de mí, que mi papel era meramente ir aceptando las verdades que con su ayuda iba descubriendo, pero no. No te libras de esto sin mojarte... Entendí que el trabajo y las mudanzas que se requerían eran única y exclusivamente trabajo mío, que Andrés me ponía en el camino y se encargaba de que no me fuera por los cerros de Úbeda mentales, pero que ese camino tenía que andarlo yo solita. Desde este momento, empiezo a entender que mudar los hábitos mentales, nuestra forma de entender y justificar nuestra vida es difícil y que te genera ansiedades, se te remueven los cimientos y te quedas como sin suelo en los pies...

Pero se pasa y detrás va quedando una sensación de ligereza fabulosa y liberadora. Ahora me queda otro trabajo, y es no bajar la guardia, porque la mente es recurrente y a la que te descuidas vuelve a las andadas y vuelve a meterte por argumentaciones absurdas, que sin embargo para ti en ese momento, están  llenas de validez. Supongo que todo esto durará hasta que la verdad descubierta se instale en mí y no le dé espacio a la loca de la casa de montar un drama, y lo peor, creérselo. Siento agradecimiento por Andrés y aprecio lo inquisitivo que es y la claridad mental que tiene para hacerte ir viendo la verdad sin más.  

Claudio

( 12-Marzo-2013 )

A partir de Un Curso de Milagros he experimentado cambios muy significativos en mí, que han sido observados por colaboradores, amigos y familiares. De éstos, los más sensibles o abiertos me han preguntado sobre el curso, a lo cual yo he respondido de manera neutra y sencilla, con el fin de encender curiosidad en aquellos que buscan un camino interior, diciendo que es un “método de meditación para occidentales”. Y, en ocasiones, ha partir de ahí se han abierto sorprendentes y útiles caminos de conversación. Sin embargo, tengo que admitir que al comienzo del estudio tuve un gran rechazo por ciertos términos utilizados en el texto que yo relacionaba directamente con la iglesia católica y ante los cuales me revelé desde los 7 años. Poco a poco, fui descubriendo el significado real que tenían estas palabras, gracias a la guía de un brillante y entregado maestro: Andrés. Para mí el Curso de Milagros ha sido un principio, un medio y un fin. Fue el principio de la comprensión de la dimensión que tiene el perdón, así como el abrir una puerta a los infinitos caminos de la búsqueda del Ser. Un medio a través del cual he ido descubriendo mi guía interna. Y un fin a lograr, pues sé que la comprensión absoluta de uno sólo de sus ejercicios nos podría llevar a la unión con el todo, a la Verdad, al Creador.

Compartir en:

Whatsapp Facebook Twitter Google+

Comentarios

*Tiene que marcar la casilla "No soy un robot" para continuar

(*) Los campos en rojo son obligatorios.