La historia de los manuscritos de Un Curso de Milagros

Doctor Kenneth Wapnick

Introducción

Como veremos más abajo con mayor detalle, recientemente han surgido circunstancias en torno a los manuscritos iniciales de Un Curso de Milagros que han requerido estas explicaciones sobre la historia del Curso, desde los cuadernos de notas de Helen Schucman hasta su publicación en 1976. Lo que el lector está viendo aquí es una transcripción — editada y ampliada — de un taller, celebrado en Atlanta en 2007 (1), en el cual se abordó directamente este asunto en respuesta a la pregunta de un participante. Aunque gran parte de lo que voy a decir está ya tratado en mi libro "Ausencia de felicidad: La historia de Helen Schucman, la escriba de Un curso de milagros" espero que este artículo sea de ayuda para responder más a fondo a las preguntas, corregir malentendidos y disipar las preocupaciones que los estudiantes puedan tener sobre el Curso — autorizado por la propia Helen y publicado por la Fundación para la Paz Interior [Foundation for Inner Peace] — que ellos están leyendo.

(1) El taller completo está disponible en CD y MP3 en la Foundation for a Course in Miracles® (en inglés)


Una visión general del proceso de escritura del Curso  

Permítanme empezar con una breve reseña de cómo se escribió el Curso, y cómo las anotaciones de Helen desembocaron en los libros que tenemos [los libros del Curso y los escritos del Anexo, o sea: el Texto, el Libro de ejercicios, el Manual, Psicoterapia y el Canto de la oración]. Con esto empezamos el proceso de abordar las cuestiones que han salido sobre el tema, las cuales se han basado en gran medida en informaciones erróneas.

Cuando Helen empezó a transcribir el Curso en octubre de 1965, ella anotaba lo que escuchaba. Una de las ideas erróneas o mitos sobre su escritura es la creencia de que era la primera vez que Helen había escuchado una voz interior. No es así. Ella había estado oyendo la voz de Jesús a lo largo de la última parte del verano, y ella tenía claro que se trataba de Jesús. Por cierto, debo decir que aunque Helen decía que oía una voz interior, lo cual es la manera como esta experiencia suele ser descrita, sin embargo ella me dijo años después que esa experiencia se parecía más a ver las palabras en su mente, y entonces ella escribía lo que "veía".

Los primeros mensajes pre-Curso que ella recibió tenían que ver en gran medida con ayudarla a tratar con un colega próximo a ella que se estaba muriendo de cáncer cerebral, y que más adelante murió. Helen anotaba estos mensajes en taquigrafía, escribiéndolos con símbolos taquigráficos en cuadernos. Ella había aprendido taquigrafía cuando estaba en la escuela de posgrado y había desarrollado su propia versión, que era en parte una mezcla de los sistemas Gregg y Pitman, los dos métodos principales de escritura taquigráfica.

Al día siguiente, cada vez que ella y Bill disponían de tiempo en lo que entonces era una agenda muy ocupada, ella le dictaba a Bill lo que se le había dictado a ella [las notas de taquigrafía], y él lo mecanografiaba [tecleándolo con la máquina de escribir y usando palabras normales]. Tal como él bromearía más adelante, él tenía una mano escribiendo sobre la máquina de escribir (esto era antes de la época de los ordenadores/computadoras) y con la otra mano sostenía a Helen, dado que ella estaba tan nerviosa. A veces, cuando ella se lo leía a Bill, ella empezaba a tartamudear o perdía la voz. Ella fue siempre una excelente oradora, así que esto era muy atípico en ella.

En las primeras semanas de transcripción del Curso, las cuales consistían aproximadamente en el material que iba hasta los capítulos 4 y 5 del Texto inclusive, el dictado sucedía de manera mucho más personal de como sucedió posteriormente. Era como si Helen y Jesús estuvieran sentados en el sofá de la sala de estar de casa de Helen teniendo una conversación. Helen hacía preguntas que Jesús respondía, y había también correcciones a sus errores-de-escucha, a lo cual ella, Bill, y yo posteriormente, nos referimos como "errores de escriba".

De hecho, el Curso empezó con Jesús diciendo: «Esto es un curso de milagros. Por favor, toma notas. La primera y fundamental cosa a recordar sobre los milagros es que no hay grados de dificultad entre ellos». No es así como comienza la versión publicada. Tras algún tiempo en el proceso de escritura, Helen se quejó a Jesús de que era necesaria una introducción mejor, diciendo: «Ya sabes, ¡quién empezaría un libro con "No hay grados de dificultad en los milagros!"». Entonces transcribió algunas cosas que se transformaron en la actual introducción del Curso.

Usualmente, Helen transcribía un principio de los milagros [de los principios de T.1.I] y entonces surgía un montón de debate sobre él, incluyendo las cuestiones mencionadas anteriormente [o sea: debatiendo también sobre lo dicho en dictados anteriores]. Estos debates o discusiones también incluían cosas que Bill tenía en mente y que le había pedido a Helen que las preguntara de su parte. Gran parte del material que se produjo durante este tiempo era evidente que no estaba destinado a formar parte de la publicación. Era obvio que estaba destinado a ayudar a Helen personalmente, y a ayudar a Helen y Bill en su relación, el atribulado asunto que fue el estímulo inicial para la llegada del Curso. El material estaba también dirigido a la relación de Helen con su marido, Louis, y a la relación de Bill con sus amigos (Bill era homosexual y nunca se casó).

Además de eso, surgió material para ayudar a Helen y a Bill a cerrar la brecha entre la psicología que estaba ofreciendo el Curso y la psicología que ambos conocían, que era básicamente freudiana. Aunque la psicología de Un curso de milagros es muy psicoanalítica, en muchos detalles se desvía significativamente de lo que enseñó Freud, aunque no en los contornos generales o en la dinámica del sistema de pensamiento del ego. Así que había algo de material sobre Freud y otros psicólogos como Jung y Rank.

También se conversó sobre Edgar Cayce, ya que Bill estaba muy interesado en él en aquella época. De hecho, él presionó a Hellen para que leyera algunos de los escritos de Cayce. Además, ambos fueron a la Association for Research and Enlightenment en Virginia Beach [Asociación para la Investigación y la Iluminación, en inglés abreviada como A.R.E.], la organización fundada por Cayce. Edgar ya había muerto [murió en 1945], pero Helen y Bill conocieron a su hijo, Hugh Lynn Cayce, quien había asumido el liderazgo de la A.R.E.

Por último, había también, entre otros temas, material sobre la sexualidad, las estadísticas y el retraso mental, siendo los dos últimos los principales intereses de Helen. Por diversos motivos, nada de este material estaba destinado a formar parte de la versión publicada. En primer lugar, porque gran parte de este material era personal sobre Helen y Bill, y no tenía nada que ver con la enseñanza de Un curso de milagros. En segundo lugar, y posiblemente sea aún más importante, Helen era notoriamente inexacta cuando su propio ego estaba involucrado. De este material temprano, una gran parte fue coloreada [distorsionada] por Helen. Sin embargo, ella era increíblemente precisa cuando su ego no estaba en medio, y es por eso por lo que la pura enseñanza del Curso es la que es. Uno nunca podría imaginar a Jesús diciendo, por ejemplo, lo que se dice en el Urtext sobre el sexo —no es que sea algo horrible, pero es evidente que reflejaba los valores y prejuicios de Helen. Volveré a esto más adelante. El material sobre Freud se inclina fuertemente en favor de Freud —Jung no sale muy bien parado [O sea, que cuando en ese material se trata sobre Jung y Freud, Jung sale perdiendo, aparece peor, se le da una peor imagen]. A Helen no le gustaba Jung, y a Bill tampoco le gustaba; ellos no sabían mucho sobre él y su obra, pero no les gustaba Jung. Así que, cuando uno lee esos comentarios sobre Freud y Jung, resulta obvio que en ellos hay involucrados diversos prejuicios. 

Otro punto importante es que cuando los mensajes que Helen anotaba iban sobre cosas concretas del mundo, frecuentemente eran erróneos. Uno de los mitos sobre Helen y sus anotaciones es que cualquier cosa que Helen oyera tenía que ser de Jesús, y que por lo tanto debía ser considerado como sagrado; lo cual no es demasiado diferente de la posición fundamentalista sobre la naturaleza infalible de cada palabra de la Biblia. Nada podría estar más lejos de ser cierto en relación con el Curso. Helen no creía que las palabras que ella anotaba fueran sagradas; tampoco Bill lo creía (y si vamos al caso, tampoco yo). Al final de este artículo hablaré de lo que debe ser entendido como algo sagrado.

En cualquier caso, después de las primeras semanas, la experiencia de Helen comenzó a cambiar. En lugar de ser una conversación, el dictado se volvió esencialmente una lectura directa, como si Jesús estuviera hablando de pie en un pódium y Helen, su devota estudiante en el auditorio, estuviera anotando todo lo que él decía. Cuando uno lee el Texto a partir de los capítulos 4 y 5 en adelante, se puede ver una gran diferencia en el estilo de escritura — más fluido, con menos contradicciones en el lenguaje. La escritura se vuelve también cada vez más hermosa, reflejando la pasión de Helen por Shakespeare. Desde aproximadamente el capítulo 16 en adelante, hay un creciente número de pasajes en verso, y los dos últimos capítulos del Texto están escritos enteramente en pentámetro yámbico. Al principio Helen no era consciente de eso, pero después de un tiempo se dio cuenta de que las palabras surgían en un ritmo definido. Desde la lección 99 en adelante, el resto del Libro de ejercicios, incluidas bastantes instrucciones prosaicas, están en verso blanco (es decir, la poesía sin rima). Finalmente, hay porciones del Manual que están escritas en verso blanco, al igual que lo están porciones de los dos folletos que fueron escritos más tarde ("Psicoterapia: propósito, proceso y práctica"; y "El canto de la oración"). En otras palabras, conforme la audición de Helen se volvía más clara, la escritura se volvía más clara y más bella.

Uno de los ejemplos que he usado en el pasado para describir las primeras semanas de anotaciones es compararlo con esto: si tú vives en el nordeste o en el medio oeste y dejas tu casa porque te vas de vacaciones y cierras el agua, cuando vuelves de las vacaciones y le das de nuevo al agua, frecuentemente sale agua sucia, debido al óxido, porque las tuberías son viejas. Tienes que dejar correr el agua durante un tiempo hasta que las tuberías quedan limpias de óxido, y entonces el agua sale limpia y clara de nuevo. En cierto sentido, la audición de Helen se parecía a eso. Ella tuvo una visión, previamente a que el Curso viniera a través de ella, en la que se vio a sí misma en una playa donde había una barca, y era tarea suya empujar el barco dentro del agua. Un desconocido, a quien luego identificó como Jesús, llegó para ayudarla. Al ver lo que ella describió como un viejo aparato emisor y receptor [una especie de viejo aparato de radio para comunicaciones entre barcos; lo llamaré "la radio"] en el barco, Helen le dijo: "Tal vez esto sea de ayuda". Pero él respondió: "No, aún no estás lista para usar eso". En retrospectiva, Helen comprendió que eso era una referencia al Curso, el cual en aquella época aún no había comenzado a ser dictado. Ella misma era "la radio vieja" [el viejo aparato emisor y receptor del barco], pero su equipo seguía enredado en las algas marinas, para seguir con la metáfora náutica.

Helen transcribió el Texto en aproximadamente 3 años (1965-1968). Tras una pausa de ocho o nueve meses, ella comenzó a recibir el Libro de ejercicios (1969), y algunos meses después de que el Libro de ejercicios fuera completado (1971) vino entonces el Manual para el maestro, el cual quedó concluido en septiembre de 1972, casi siete años después de que ella empezara a anotar el Curso.


La edición (revisión, correcciones)

Helen, Bill y yo le pusimos el nombre de Urtext a la versión inicial que había tecleado Bill, la versión original de Bill. Le pusimos el nombre de Urtext por la palabra alemana "ur", que significa "original". La palabra ha llegado a referirse a cualquier manuscrito original. Bill leía de nuevo a Helen lo que él había escrito a máquina para así poder estar seguros de que cada palabra era correcta. Hubo ocasiones en las que Helen no le leía a Bill todo el contenido de las notas (de los cuadernos), porque, tal como ella me contó más adelante, sabía que eso no formaba parte [del Curso]. Y otras veces ella le dictaba a Bill directamente algo que no estaba en las notas (en los cuadernos). Menciono todo esto para hacer hincapié en que ella no consideraba que cada palabra fuera sagrada; para ella era obvio que una gran cantidad de este material temprano era personal, y tenía también claro que a veces ella se interponía en el camino [interferencias del ego]. Lo repito una vez más, los primeros escritos [el material temprano, los primeros capítulos del Texto en la versión inicial sin corregir] eran torpes y contradictorios [inconsistentes]. Un ejemplo de esto es cuando Helen escribió: «Los milagros son telarañas de acero». Posteriormente Jesús le dijo a ella: «Eso no es lo que dije», y lo corrigió. Sucedieron muchos incidentes como ese, pues al principio el proceso de escritura era muy informal.

Posteriormente, Helen mecanografió de nuevo el Texto dos veces, y durante este proceso hizo algunas correcciones, siguiendo las instrucciones de Jesús. Es algo que ella hacía por la noche, en cierto modo una distracción [una manera de entretenerse, tal vez de relajarse]. Le gustaba estar distraída, lo cual también se puede ver en su prestar atención a la forma, evitando el contenido. De hecho, ella solía decirle a Bill: «Tú le prestas atención a qué se dice en el dictado. Yo le prestaré a tención a cómo se dice». Ella estaba siempre muy orgullosa de la naturaleza poética de lo escrito.

Jesús les dijo muy claramente a ambos, Helen y Bill, que todo lo que era personal o específico no formaba parte de la versión publicada [era material potencialmente útil para ellos provisionalmente, errores aparte, pero no formaba parte del Curso], y esto ["versión publicada"] lo decía en aquel entonces incluso aunque ellos no tenían la idea de publicarlo. Sin embargo en algún momento resultó obvio que el Curso no era sólo para Helen y Bill, así que se les dijo de manera muy concreta que sacaran todo el material que no formaba parte de la enseñanza real. Esto se hizo con sabiduría, no sólo porque gran parte de esto era privado y no había la intención de que esto estuviera destinado a que nadie más lo viera, sino que también, y esto es algo de lo que Helen estaba más que consciente, porque su ego definitivamente se había metido en medio del camino [el ego de Helen había interferido y se había colado en algunas partes de lo anotado en ese material temprano del Texto]. El Libro de ejercicios no necesitó cambios en absoluto; era muy directo [simple, sencillo], y el Manual era de la misma manera, porque por aquel entonces Helen ya estaba realmente en la "órbita" o "ritmo del escriba", por así decirlo, y la escritura simplemente fluía a través de ella.

Como mencioné antes, Helen y Bill se habían hecho amigos de Hugh Lynn Cayce, quien era un caballero del sur en todos los aspectos, dedicado obviamente a la obra de su padre. Él apoyaba mucho lo que Helen había hecho y estaba impresionado con ella. Hay una bonita historia con respecto a esto. Creo que la segunda o la tercera vez que Helen y Bill bajaron a Virginia Beach a verle, le mostraron algo de lo que Helen ya había transcrito, y él quedó impresionado, creyendo que su padre tenía algo que ver con ello. Una de las peculiaridades estilísticas de las porciones tempranas de la escritura es que sonaba parecido a Edgar Cayce, con algunos obvios "cayceísmos". Si piensas que el Curso es difícil de leer, deberías tratar de leer a Cayce. Hay una gran cantidad de arcaísmos en el material de Cayce, y Helen, que había leído algunos de los escritos de Cayce, estaba influida por él. Y por eso puedes ver esa influencia al principio del Texto, pero rápidamente decae.

Así que en esta ocasión una inquieta y ansiosa Helen estaba dejando la oficina de Hugh Lynn, y él le dijo: «Debes de ser un alma muy avanzada, aunque ciertamente no lo pareces». Esto formaba parte del "disfraz" de Helen. Ella no parecía "muy avanzada", te lo aseguro, aunque había un evidente aire de autoridad alrededor de ella, inconfundible para cualquiera que la conociera. Sin embargo, ella se comportaba como una típica neurótica —fóbica y ansiosa— y se apresuraba a juzgar; al mismo tiempo que esta exaltada obra de escritura [UCDM] estaba viniendo a través de ella.

Al principio del proceso de volver a mecanografiar lo transcrito, Jesús le dijo a Helen: «Deja en manos de Bill las decisiones de edición [de revisión, corrección]». En aquel momento, Bill estaba lo suficientemente cuerdo [correcto, con buen juicio, sensato; receptivo a la mentalidad correcta] con respecto al Curso y Helen no —ella habría quitado cosas que no se leyeran bien para ella [lo que no sonara bien según su parecer]. Esta instrucción [la de dejar a Bill las tareas de edición] tiene que ver con la versión original, con respecto a la cual Helen estaba muy ansiosa y debido a ello su juicio no sería lúcido —pero el de Bill sí— a la hora de eliminar las partes del material temprano que no formaban parte de la enseñanza del Curso. Eso ciertamente no significa que Bill fuese el único que hiciera toda la labor de edición. Pues las labores de edición no eran su fuerte. Helen era la editora en su equipo [como colegas de profesión en el hospital donde trabajaban, cuando redactaban informes psicológicos o documentos, era Helen la encargada de editarlos y darles la forma final]. Bill no tenía la paciencia para ello. De hecho, cuando Helen y Bill escribían artículos — ellos publicaban muchos artículos profesionales — Bill escribía el borrador. Luego Helen lo "destrozaba", editándolo y reeditándolo, lo que era otra fuente de tensión en su ya de por sí díscola relación, pues ellos discutían constantemente. De hecho, Helen era una editora empedernida [era una editora crónica, obstinada, obsesiva] y sobre este asunto tenemos una historia divertida. En cierta ocasión yo tenía una cita para almorzar con un amigo, algo que Helen sabía. Cuando yo estaba a punto de dejar la oficina Helen estaba al teléfono, así que le escribí una nota muy breve, diciéndole que ya me iba. Sin detenerse en su conversación telefónica, ¡ella sacó un lápiz y empezó a editarla!

En lo que respecta al Curso, Helen no tomó decisiones editoriales por su cuenta. Ella tenía muy claro que no era su libro. Aunque ella decía que únicamente era responsable de la forma, no del contenido que ella sabía que no era suyo, ella no hizo nada con este Curso que ella no sintiese que venía con la bendición de Jesús, incluyendo las ideas de Bill sobre qué material debía ser eliminado o mantenido como parte del Curso. A medida que la edición proseguía, el Texto fue originalmente repartido en cuatro tomos de carpetas para tesis [poniendo en el buscador de imágenes de Google las palabras "thesis binders", podéis ver ejemplos de cómo suelen ser esas carpetas para tesis]. Helen únicamente quería mostrar a las personas el tomo IV porque, al ser el último, la escritura en él era muy bella [se notaba el rodaje: durante el proceso de ir anotando el Curso, ella fue afinando la comunicación y eso se notaba cada vez mas conforme avanzaba el dictado del Curso (como ya ha comentado antes Ken, al inicio había errores del ego y torpeza estilística, mientras que más adelante las notas fluían con facilidad, belleza y precisión)].

Helen y Bill prepararon una edición del Texto para dársela a Hugh Lynn (y más tarde lo mismo con el Libro de ejercicios y el Manual para el maestro), a la cual nosotros (Helen, Bill y yo) decidimos llamar "Hugh Lynn Version", para diferenciarla de los manuscritos anteriores. Así que en esta versión había una nota al pie de página expresando gratitud a Hugh Lynn por su apoyo. Aunque amable y sincera, era obvio que la nota significaba que esa versión estaba destinada únicamente a Hugh Lynn Cayce. Además, en esa versión se dejó sin eliminar un arcaísmo de las anotaciones tempranas del Curso, de manera que el Espíritu Santo era nombrado como el Ojo Espiritual, simplemente porque Helen se había sentido nerviosa [temerosa, inquieta, aprensiva, suspicaz] con respecto a las palabras "Espíritu Santo". Así que ella usaba las palabras "Ojo Espiritual" como un eufemismo — y "Ojo Espiritual" es una expresión, me parece, que Cayce usaba. Esa expresión desapareció tras las primeras secciones del Texto, pero se había quedado sin corregir en la Hugh Lynn Version. Y entonces Helen decidió sustituirla por "el Espíritu Santo".

Yo conocí a Helen y Bill a finales del otoño de 1972 (2). Yo estaba en medio de mi propio viaje entonces, y estaba a punto de salir camino de Medio Oriente. Cuando volví en mayo de 1973, vi Un curso de milagros por primera vez, y lo que vi fue la Hugh Lynn Version. Lo leí dos veces completamente — el Texto, el Libro de ejercicios y el Manual para el maestro. Tras mi segunda lectura — otoño de 1973 — les dije a Helen y Bill que me parecía que el Curso necesitaba otra edición, por diversos motivos. El uso de mayúsculas era notoriamente incoherente. Helen sentía que con muy pocas excepciones, y voy a mencionar estas a medida que avancemos, Jesús dejaba que ella se ocupara del uso de mayúscula, los signos de puntuación, elegir dónde hacer los cortes para separar el texto en párrafos, y poner los títulos, ya que el Texto vino entero sin títulos ni interrupciones — sin secciones, ni capítulos, y ni siquiera separación de párrafos. Lo diré una vez más: Helen sentía que eso era su tarea; que en efecto a Jesús no le importaban las comas, los puntos y coma, ni los párrafos, sino sólo el mensaje. Así que Helen se ocupó del uso de mayúsculas, la puntuación, los párrafos, y junto con Bill, de separar el Texto en capítulos y secciones y ponerles títulos a esos capítulos y secciones. Una destacada excepción a esto fue la insistencia de Jesús en que Hijo de Dios siempre se escribiera en mayúscula, para distinguir el uso que le da el Curso que es diferente del que le da el cristianismo tradicional, en el que el término se reserva para Jesús solamente, y siempre en mayúscula. Por lo tanto, él quería que ese mismo término en mayúscula fuera usado a lo largo de todo el Curso, pero con su significado extendido para abarcar a todos, no solamente a él. La palabra Expiación [en inglés: Atonement] tenía que escribirse en mayúscula también, diferenciándola de la expiación del ego.

(2) Una vez más, los detalles de nuestro encuentro y relación pueden encontrarse en mi libro "Ausencia de felicidad".

Con estas escasísimas excepciones, todo lo demás con respecto a la forma del Curso había sido dejado en manos de Helen. De modo que, cuando yo lo leí, sentí que la idiosincrasia de Helen necesitaba ser suavizada, y tanto Helen como Bill estuvieron de acuerdo. Permitidme aclarar brevemente algo más sobre esto. Helen pasó por un periodo de tiempo durante el cual ponía en mayúscula cualquier palabra que estuviera remotamente relacionada con Dios o el Cielo. Y además Helen tenía dos filosofías para las comas: más y menos. Por otro lado, ella tenía una pintoresca forma británica de usar el punto y coma, utilizando el punto y coma cuando se deben poner dos puntos. Los títulos de las secciones y de los capítulos eran también un poco extraños. Frecuentemente Helen titulaba una sección basándose en el primer párrafo, y por eso algunos títulos no acababan de encajar, no quedaban demasiado bien, y algunos de los cortes entre secciones parecían arbitrarios también. La división en párrafos también era muy incoherente, y más adelante averigüé por qué. Helen pasó por un periodo durante el cual ella pensaba que cada párrafo debería tener nueve líneas. Ella tenía también dos filosofías sobre el uso de las palabras que [en inglés: that] y cual [en inglés: which], y frecuentemente dudaba de cuál convenía; a veces sería cual [which], otras veces que [that], y frecuentemente yo tenía que volver hacia atrás en nuestra edición y cambiar un que por un cual, y viceversa. Y lo mismo sucedía con la puntuación. Helen cambiaba de idea frecuentemente sobre las comas, y entonces yo tenía que ir hacia atrás en el manuscrito y hacer los ajustes necesarios.

Lo que importa sobre esto es que Helen era muy informal [loose: informal, suelta, relajada, titubeante, flexible] con este Curso —no en cuanto al significado, sin lugar a dudas, ni en cuanto al vocabulario, sino en el sentido de que la forma no era sacrosanta para ella. De hecho, ninguno de nosotros pensaba que se tratara de un texto sagrado en el cual cada palabra fuera literalmente la Palabra de Dios. Helen sabía lo que Un curso de milagros decía, y sabía la manera en que debía decirlo, y ella nunca se desvió de eso, a pesar de que jugueteara con la forma.

También había algo de material que no formaba parte del Curso, como lo que parecían ser remanentes de los viejos tiempos [remanentes de las etapas iniciales del dictado] — nada que marcara una diferencia en cuanto a la enseñanza; por ejemplo, había un discurso sobre Freud que no encajaba, pues esa parte aparecía de la nada y estaba fuera de tono con el resto del material.

Había una gran cantidad de retruécanos y de juegos de palabras en el dictado, algunos de los cuales todavía siguen ahí, pero ya no aparecen con tanta frecuencia como era al principio. Bill era un maravilloso equivoquista [aficionado a los juegos de palabras, a jugar con los equívocos y con las ambigüedades], y rara vez me he encontrado con nadie tan rápido ni tan ingenioso con los juegos de palabras como lo era él. Así que había todos estos juegos de palabras que parecían diseñados para hacer que Bill se sintiera más cómodo [para que Bill estuviera más a gusto, más tranquilo, en un terreno que le resultaba familiar]. Algunos de estos juegos de palabras eran horribles y fueron eliminados. Aquí hay un ejemplo: Jesús estaba planteando que él podría reinterpretar cualquier cosa que el ego haya fabricado, de modo que se convirtiera en un pensamiento de mentalidad correcta. Así que él tomó algunos de los más destacados mecanismos de defensa de Freud y les dio interpretaciones espirituales. Nos pareció un poco demasiado ingenioso para conservarlo. Un ejemplo tenía que ver con la fijación — que deberíamos mantenernos fijos [con la "atención fija en"; o incluso: "obsesionados con"] en lo divino; y la sublimación — que deberíamos dirigirnos u orientarnos hacia lo sublime. Por lo tanto, estos jueguecitos fueron sacados [del Curso].

Bill tenía la idea de que había que tener cincuenta principios de los milagros — a él le gustaba el número redondo. Cuando llegaron los principios a través del dictado original, había cuarenta y tres, que se transformaron en cincuenta y tres durante el proceso en el que Helen los volvió a mecanografiar. En el dictado original, como ya mencioné, se daba un principio, luego seguía un largo debate, y a continuación llegaba otro principio. Era todo muy informal. Helen y Bill, y más adelante Helen y yo — a lo cual llegaré en seguida — hicimos algunos cambios, durante los cuales sacamos material de esas discusiones [las conversaciones entre un principio y otro] y lo pusimos en una sección diferente del mismo capítulo. Puesto que Bill quería que fuesen cincuenta principios, y nosotros sabíamos que eso no cambiaría el contenido [la esencia del mensaje] en absoluto, Helen y yo simplemente seguimos el procedimiento que acabo de describir anteriormente, de modo que simplemente quitamos tres de los principios y los pusimos en otras secciones del capítulo. Así que estas fueron el tipo de cosas que hicimos, y Helen nunca tomaba la decisión final sin antes consultarlo con Jesús para ver si había objeciones.

Después de discutir estos temas de edición, Helen y Bill estuvieron de acuerdo en que había que revisar el Curso una vez más de arriba a abajo — palabra por palabra. Como ya he dicho, Bill carecía de la paciencia que requería este tipo de tarea; él no habría sido capaz de mantener esa intensa concentración junto a Helen durante el periodo de tiempo que eso llevaría. Además, Helen y yo estábamos muy a gusto el uno con el otro y sabíamos que no tendríamos ninguna dificultad con esta tarea en particular. Así que los tres estuvimos de acuerdo en que Helen y yo revisaríamos todo el Curso, palabra por palabra. Esto tomó más de un año, durante el cual la mayor parte del tiempo se empleó en repasar el Texto, mientras que el Libro de ejercicios y el Manual apenas necesitaron edición.

Gastamos una exagerada cantidad de tiempo en los primeros cuatro capítulos. Sé que se ha insinuado que esa edición es algo que yo hice fundamentalmente por mi cuenta, o también se ha dicho que yo influí en las decisiones de Helen. Cualquiera que conociese a Helen reconocería claramente lo absurdo de esta idea. Nadie, incluyendo a Jesús, habría sido capaz de conseguir que ella hiciera algo que no quisiese hacer. Creer que yo pudiera haber tenido influencia en Helen es algo que está muy fuera de lugar. De hecho, éramos muy allegados y ella me respetaba — yo era como su hijo espiritual — pero de ninguna manera podría tomarse en el sentido de que yo pudiera sugerir algo que fuera visto como el evangelio, a menos que ella pensara que fuese cierto y lo comprobara primero consultando a Jesús.

Permíteme dar otro ejemplo de material personal que fue quitado. Había una sección llamada "Verdadera rehabilitación" que era específicamente para Bill, para ayudarle con sus propias preocupaciones corporales mientras él se preparaba para asistir a una conferencia sobre rehabilitación en la Universidad de Princeton. Aunque era un mensaje personal para Bill, se mantuvo en la Hugh Lynn Version que Helen y yo estábamos editando. Los tres estábamos de acuerdo en que eso no formaba parte del Curso (aunque lo copié en el libro Ausencia de felicidad) [Quien tenga ese libro publicado por la editorial Grano de Mostaza, ese mensaje se encuentra completo en su forma original en el capítulo 10, en las páginas 319-321]. Sin embargo, el final de ese mensaje contenía una hermosa oración, la cual era perfecta para el Curso. Helen y Bill me pidieron que encontrara un lugar donde ponerla, y en la parte del capítulo 2 titulada "Principios especiales de los obradores de milagros" parecía que encajaba perfectamente, que es donde está ahora [T.2.V.A.18]. Entre nosotros nos referíamos a ella como la "Oración por la salvación", y comienza con las palabras: «Estoy aquí únicamente para ser útil».

Había otras tres secciones, o partes de las secciones, que comenzaban como mensajes personales para Helen, o para Helen y Bill, pero encajaban perfectamente en el flujo del material de enseñanza: "La verdadera empatía" (capítulo 16) [T.16.I], "No tengo que hacer nada" (capítulo 18) [T.18.VII], y "La bifurcación del camino" (capítulo 22) [T.22.IV]. Tenemos también la sección "La enseñanza y el aprendizaje correctos" en el capítulo 4 [T.4.I], la cual fue escrita originalmente para Bill, quien estaba aterrado por tener que impartir un curso de psicología para estudiantes de licenciatura en la Universidad de Columbia [A Bill le daba miedo tener que enseñar, y le gustaba aún menos si la situación aparecía de manera imprevista, cuando se le invitaba a impartir cursos de improviso, no programados en su rutina habitual. Este curso-clase-charla que tanto preocupaba a Bill es mencionado por Ken en su libro Ausencia de felicidad, por ejemplo en las páginas 289 y siguientes, y más adelante en la 297 y siguientes. En la pág. 289 Ken dice: «Bill siempre tenía un miedo mórbido a hablar en público (aunque de hecho era un excelente orador), y se sentía preso de pánico al pensar en esta próxima clase» (la que estamos mencionando, la que dio en la Universidad de Columbia]. El material personal fue eliminado del Curso (aunque, repito, cito mucho de este material en mi libro) [Ausencia de felicidad], dejando la enseñanza más general. Hubo también una interesante añadidura. Un foco relativamente importante de mi tiempo con Helen era su poesía, y uno de mis "deberes" era rescatar fragmentos de poemas que Helen escribía en pequeños trozos de papel. Si yo conseguía conservarlos, Helen era capaz de generar posteriormente el resto del poema. Esto siempre concluía con éxito, excepto con un fragmento con el que Helen nunca podía hacer nada. Un día, finalmente, ella me dijo que este fragmento no era un poema, sino algo que pertenecía al Curso, y ella quería que yo encontrara el lugar adecuado. El verso empezaba con la frase: «Existe el riesgo de pensar que la muerte te puede brindar paz», el cual encontró su hogar adecuado en el capítulo 27 del Texto [T.27.VII.10.2]. Todos estos ejemplos son relatados con mayor detalle en Ausencia de felicidad, y sirven para ilustrar el hecho de que la escritura de Un curso de milagros fue más informal de lo que podría pensarse.

La escritura [caligrafía; escritura a mano; su letra] de Helen puede verse en nuestras páginas editadas, que permanecen bajo mi custodia. Mi escritura [su caligrafía; su letra] está allí también, de cuando reescribí algo siguiendo las instrucciones de Helen, o de cuando hice alguna sugerencia para que ella la revisara. A lo largo del día Helen y yo revisábamos el Curso con tanta frecuencia como nos fuera posible, y alguna que otra vez Helen decía: «Cambié esta palabra. Es así como debería ser», y entonces volvíamos a lo que ella había escuchado originalmente. Todos los cambios que se hicieran a lo largo del día, yo tenía que llevármelos a mi casa, pasarlos a máquina, y traérselo a Helen al día siguiente, y a partir de eso seguíamos con el proceso de revisión. Como ya he dicho, los primeros cuatro capítulos supusieron una tremenda cantidad de trabajo, tanto es así que una vez le dije a Helen: «¿Por qué no le pides a Jesús que simplemente te dicte esto otra vez? Nos ahorraríamos un montón de tiempo». No repetiré aquí la no-muy-delicada respuesta de Helen.

Por consiguiente, los cambios efectuados fueron hechos, ante todo, a causa del estilo — la escritura, para usar la palabra de Helen, era tosca [la palabra empleada por Helen, en inglés: clunky], lo que quiere decir torpe [awkward: torpe, desmañada, inadecuada]. Así que ella quería depurar la escritura porque sabía que su escucha no había sido tan clara al principio. Hicimos también los cambios que Bill había pedido: sacamos material de los principios de los milagros y lo pusimos en otras secciones, como mencioné antes, para que así hubiera exactamente cincuenta principios de los milagros.

Por lo tanto mantuvimos el significado, y los cambios hicieron que el material fuese mucho más legible. Lo que había originalmente no era la forma en que se supone que debía ser la versión publicada. Repito que la escucha de Helen estaba oxidada al principio, pues en los comienzos su considerable ansiedad coloreaba [distorsionaba] lo que ella escuchaba. Los estudiantes realmente tienen que tener claro que estas no son literalmente las palabras de Jesús — el significado sí, pero no el lenguaje empleado. Como dije antes, el ego de Helen se entrometió en algunos de los mensajes más específicos para ella (y para Bill).

Cuando la edición fue completada, entonces tuvimos que volver a mecanografiarlo. Cuando más adelante vi las notas originales de Helen (los cuadernos) y el Urtext, me di cuenta de que parte de lo que estaba leyendo no estaba incluido en el texto publicado, pero era evidente que debería aparecer tal como venía en la anterior escritura. Este tipo de incidencias eran un obvio resultado de aquellas veces en que Helen había vuelto a mecanografiar el material. Por ejemplo, cuando Helen volvía a pasar a máquina el texto, una de las páginas se había quedado pegada a la siguiente. Como resultado, había tres párrafos que ella nunca vio cuando estaba mecanografiándolo. Por lo tanto ese material nunca fue incluido en esa versión ni en ninguna de las siguientes. Ninguno de aquellos párrafos era de significado diferente a lo que ya había en el Curso, pero claramente deberían haber sido incluidos. También reconocí otros pasajes que habían sido dejados fuera del Curso inadvertidamente. Cuando lo que se escribe es mecanografiado y vuelto a mecanografiar, se cometen errores, especialmente si lo que se ha mecanografiado no es adecuadamente revisado, que fue lo que aconteció con el Curso. Así que consiguientemente tuvimos que revisarlo en nuestra Fundación en Nueva York, con un grupo de personas leyendo la versión del Urtext para asegurarnos de que finalmente todo estuviera correcto. De este modo descubrimos que había palabras, frases y párrafos que habían quedado fuera del Curso, principalmente en el Texto, y en un caso encontramos algo que había sido omitido en el Manual para el maestro. Por cierto, hay un folleto de erratas disponible de forma gratuita desde la Fundación, que fue preparado para la segunda edición y enumera todos los añadidos que se le hicieron al material en la 2ª edición. [Lo que Ken relata en este párrafo afectó a la 1ª edición del Curso en inglés, y fue corregido tal como indica Ken en la 2ª edición en inglés. A la traducción en español no le afectó este tema, porque la 1ª edición de UCDM en español (y la única que hay a fecha de hoy, aunque ya se está preparando la 2ª) no se vio afectada, porque ya desde el principio la 1ª edición en español fue traducida años después y basándose en la ya corregida 2ª edición en inglés]

Hubo algunos otros cambios y correcciones menores. Como Un curso de milagros fue originalmente escrito por Helen y Bill, Jesús frecuentemente se dirigía a ella y a Bill diciendo "tú y el otro". Sin embargo, el Curso no está destinado a ser leído por nadie más que una única persona — cada uno de nosotros — la cual está implicada en una miríada [una cantidad innumerable] de relaciones. Así que "tú y el otro" se transformó en "tú y tu hermano" [o en "tu hermano y tú"]. El cambio fue fácil, pues así se mantenía la métrica [en inglés, "you and each other" rima igual que "you and your brother" e incluso tienen el mismo número de sílabas, cinco] — siempre una preocupación de Helen [la métrica]. Sin embargo, habíamos perdido algunas cosas en nuestra edición.

La decisión tomada por la Fundación para la Paz Interior [Foundation for Inner Peace] y por la Fundación para Un curso de milagros [FACIM: Foundation for "A Course in Miracles"] de publicar una segunda edición del Curso a principios de los años 90 [esta 2ª edición en inglés fue publicada en 1992; la 1ª edición había sido publicada en junio de 1976] nos dio la oportunidad de restaurar todo el material omitido. Fue entonces también [con la 2ª edición] cuando establecimos el sistema de numeración, el cual necesitábamos para la Concordancia en la que estábamos trabajando (3), así como para proporcionar una manera común a todos a la hora de citar los versículos de UCDM en las diversas traducciones que estaban comenzando a surgir [entre ellas la versión en español], de manera similar a la Biblia, en la cual, por ejemplo, cualquier persona en el mundo puede encontrar Juan 5:16, con independencia de la edición, de la paginación o del lenguaje de la versión que use cada uno. Tú puedes ir al capítulo 5, versículo 16 del Evangelio de san Juan. Con el nuevo sistema de numeración, los estudiantes del Curso de cualquier parte del mundo podrían hacer lo mismo cuando compartieran citas o referencias.

(3) The Concordance of A Course in Miracles fue publicada en 1997 [En español no tengo noticia de que se haya traducido, al menos no parece haberse publicado en España a día de hoy; se titularía algo así como: La Concordancia de Un curso de milagros].


Cómo el material inédito se hizo público

Dado que Helen y Bill sabían que yo nunca traicionaría su confianza, ellos me pusieron a cargo de lo que llamábamos los archivos — los cuadernos con las notas taquigráficas originales de Helen y todo el material subsiguiente que había sido mecanografiado — porque Helen siempre traspapelaba o perdía cosas, y Bill no era muy organizado. De modo que me convertí en el archivero, y todavía tengo este material en mi posesión.

Como ya he mencionado, gran parte de lo que estoy diciendo aquí está en mi libro "Ausencia de felicidad: La historia de Helen Schucman, la escriba de Un curso de milagros". Ahí incluí una buena parte del material del Urtext que era relevante para entender la experiencia de Helen y Bill con la escritura del Curso. Puesto que estaba citando este material, sentí que debía registrar el copyright, lo que en retrospectiva parece que fue un error y, de hecho, mi sabia esposa Gloria me advirtió en contra de hacer esto. Esto era un trabajo hercúleo. El personal de la Fundación hizo copias de todo el material y estas fueron enviadas a la Oficina de Derechos de Autor [Copyright Office], en la Librería del Congreso, en Washington D. C. ¿Qué podría ser más seguro, pensé, que la Librería del Congreso?

Aunque yo tenía una copia de la Hugh Lynn Version del Curso, que para ser exactos era sólo el Texto — el original, como dije antes, fue entregado por Helen y Bill a Hugh Lynn Cayce, y finalmente fue puesto en la sección de libros raros de la librería de la A.R.E. en su sede en Virginia Beach. Muchos años después, cuando estuve dando algunas conferencias en la A.R.E., Charles Thomas Cayce, hijo de Hugh Lynn y nieto de Edgar Cayce, nos llevó a Gloria y a mí a ese lugar cerrado con llave para mostrarnos el manuscrito que le había sido dado muchos años antes a su padre.

Como es ampliamente conocido, hubo un caso judicial que implicaba la vulneración de los derechos de copyright por la Endeavor Academy de Wisconsin, una acción que fue provocada [se refiere a la demanda judicial] por la Fundación para la Paz Interior, la editora del Curso, y por la Fundación para Un curso de milagros (FACIM), su organización hermana y poseedora del copyright del Curso. Este no es el lugar para entrar en detalles, excepto para decir que estaban haciendo cosas inapropiadas con el Curso y nosotros estábamos intentando pararles. Como parte del procedimiento, fui llamado a declarar por el abogado de la Endeavor, quien me preguntó, entre otras cosas, acerca de los manuscritos. Mencioné que la Hugh Lynn Version, la que Helen y yo habíamos editado, estaba en la librería de la A.R.E. Armados con esta información, algunas personas posterior e ilegalmente robaron el manuscrito de la A.R.E., lo copiaron, y después lo devolvieron a la librería. Más tarde fue publicado con el nombre de "Curso de milagros de Jesús". El argumento era que yo había modificado el Curso de Jesús, y que el auténtico Curso era la Hugh Lynn Version que "Bill" editó. Así que yo era visto como un advenedizo que había llegado con sus propias ideas sobre lo que el Curso decía y que convenció a Helen para hacer cambios; una creencia difícil de entender porque nada había sido cambiado en cuanto al significado y, como ya he indicado, casi todos los cambios ocurrieron al comienzo del Texto. En cualquier caso, la reclamación era que el Curso publicado por la Fundación para la Paz Interior no era el verdadero Curso.

Entonces sucedió algo que jamás pensé que fuera posible: bajo falsos pretextos, los cuadernos [las notas taquigráficas originales de Helen] y el Urtext fueron robados de la Librería del Congreso y copiados, una violación de la ley federal. Hablamos con las autoridades legales de la Librería, que estaban indignados. Sin embargo, era obvio que este asunto era muy poco relevante para ellos. La Librería del Congreso depende del Departamento de Justicia, que tiene otras cosas en su agenda además del para ellos insignificante asunto de que alguien tome un manuscrito que no es de relevancia para nadie a excepción de para un grupo muy pequeño. De modo que nunca se tomaron medidas sobre eso. Los funcionarios de la Librería nos aseguraron que esto nunca volvería a suceder, pero evidentemente eso no era de ayuda en nuestra situación. Las personas que ahora disponían del material obtenido ilegalmente — los cuadernos con las notas originales de Helen, el Urtext y la Hugh Lynn Version — lo habían escaneado y lo habían vuelto a mecanografiar, y lo habían puesto disponible en internet y en otros lugares para la venta.

Así fue como todo ese material salió. El caso judicial concluyó en el año 2004 y el copyright fue declarado nulo. Esto, sin embargo, no afectaba al Prefacio del Curso, al material adicional añadido en la segunda edición, a la Clarificación de términos, ni a los dos folletos, Psicoterapia y El canto de la oración. Además de eso, la Fundación todavía posee el copyright de los cuadernos de Helen [las notas taquigráficas originales], del Urtext y de la Hugh Lynn Version. Como resultado, cuando entras a amazon.com y buscas Un curso de milagros [A Course in Miracles], lo más probable es que si no estás al tanto de estos antecedentes, puedes acabar seleccionando la Endeavor o alguna otra versión, la cual esté siendo comercializada como el Curso original. El grupo Endeavor ha incluido también el Evangelio de Mateo en el Curso, ya que ellos siempre han sostenido que el Curso y la Biblia son lo mismo. Por lo tanto, al adquirir esa versión no estás consiguiendo el verdadero Curso en absoluto, y ni siquiera el Urtext ni la Hugh Lynn Version. Hay por lo menos otras dos versiones que se están comercializando también. Así que la gente ahora puede hacer casi cualquier cosa que quiera con el Curso.


Helen y Un Curso de Milagros: forma y contenido

Lo más importante a tener en cuenta sobre la exposición pública de estos manuscritos iniciales [sobre el material temprano, los primeros borradores del Curso] es que, independientemente de la versión que tú leas, recibirás la enseñanza esencial del Curso. En este sentido, no se ha hecho ningún daño.

En otro sentido, sin embargo, la situación es lamentable porque las personas podrían estar engañadas [mal informadas, confundidas, estando engañadas al creer que están leyendo el verdadero Curso], y en este punto nada se puede hacer al respecto — el caballo está fuera del establo, por así decirlo; la caja de Pandora está abierta y ya no podrá volver a cerrarse [ya no hay marcha atrás para esto] — excepto, tal vez, para aclarar lo que los estudiantes inquisitivos puede que estén leyendo. Permíteme mencionar algunos ejemplos. En el Urtext hay material sobre el sexo y la sexualidad, un área que es casi seguro que pique la curiosidad (si es que no despierta el interés lascivo) de los estudiantes. De modo que, por ejemplo, uno va a leer que la homosexualidad es fundamentalmente una patología (el punto de vista tradicional del psicoanálisis), y que el único propósito del sexo es la procreación, dos posiciones que son la antítesis [lo opuesto, lo contrario] de la propia enseñanza que Jesús da en el Curso con respecto a ver todas las formas del mundo del ego como lo mismo, la corrección a la egoica primera ley del caos, la cual dice que hay una jerarquía de ilusiones (T.23.II.2). Creer que esas pudieran ser las palabras y los pensamientos de Jesús es una idea tan absurda e impensable como creer que yo pudiera influir en Helen en cuanto a qué cosas formaban parte del Curso y cuáles no. Debería ser obvio que esas creencias eran de Helen y no de Jesús. Helen tenía sus propios prejuicios sobre el sexo, y desafortunadamente surgieron en aquellos primeros pasajes. Sin embargo, las personas que creen que cada palabra del Urtext es sagrada y que son las palabras de Jesús pueden utilizar declaraciones como esas para apoyar sus propias ideas preconcebidas. Este mismo tema se mantiene, aunque tal vez con menos emotividad, en otras partes del material, por ejemplo en el material que trataba sobre Edgar Cayce, Freud y otros psicólogos (a Helen, como ya he mencionado, no le gustaba Jung), etc.

Sería útil hacer aquí una pequeña digresión para hablar de Jesús, del proceso de escritura y de la relación de Helen con ese proceso. Una vez más, estos temas son tratados con mayor profundidad en mi libro y también en los CDs. Para empezar, Jesús no dice palabras. Es realmente importante entender esto. Recuerdo una vez que estábamos en el aeropuerto, y una mujer muy sincera se acercó a Helen después de oírnos hablar y le preguntó: «¿Cómo pudo Jesús dictar el Curso si él no sabía inglés?». No recuerdo la respuesta de Helen a esta dulce pregunta, salvo que ella fue amable respondiendo brevemente (teníamos que coger un avión). La pregunta, sin embargo, refleja un punto importante. Una vez más, Jesús no habla con palabras. Para decirlo de otra manera y sucintamente aquí, el contenido es suyo, mientras que la forma la suministra nuestra mente (y nuestro cerebro). Por lo tanto, el tomador-de-decisiones de la mente de Helen se identificó a sí mismo con la presencia libre-de-ego que está en todos nosotros. Este amoroso sistema de pensamiento sin-prejuicios estaba representado para ella por Jesús, como es el caso también para muchos de nosotros. La mente de Helen tomó ese amor no-específico [abstracto, puro, sin forma] y lo tradujo a palabras, de manera muy similar a como nuestro cerebro convierte la imagen invertida que viene de la retina en percepciones boca arriba [la imagen que en nuestra retina está al revés, en el cerebro se endereza, se le da la vuelta para que esté boca arriba y percibamos normalmente]. Así que, tal como he dicho muchas veces, la forma del Curso viene de Helen. Veamos algunos ejemplos ilustrativos de las cualidades de la forma del Curso que pueden ser directamente atribuidas a su escriba:

1) Está en idioma inglés.

2) El lenguaje del Curso es americano. [El estilo o dialecto es el idioma inglés americano, no el británico; sus modismos y formas de expresión son estadounidenses] Incluso hay una referencia a la Declaración de Independencia y a la moneda estadounidense de "tiras de papel verde". ["green paper strips" en inglés... incluso en la versión oficial del Curso aparece la expresión "paper strips", que en la versión en español se tradujo como "tiras de papel moneda", como puede leerse en el Texto en la cita de T.27.VIII.2.2; y en el Libro de ejercicios, en L.76.3.2 sí aparece exactamente la expresión que menciona aquí Ken Wapnick, pues ahí sí dice "stacks of green paper strips", que en español se expresó como "fajos de tiras de papel moneda"]

3) Helen era filosóficamente una platónica. La filosofía de Un curso de milagros es platónica, y hay incluso referencias a la famosa alegoría de la caverna [tal metáfora también es muy conocida como el "mito de la caverna"], relatada por Platón en el tomo VII de su obra "República". [Un par de esos guiños a Platón, jugando de reojo con el mito de la caverna, aparecen en las dos siguientes citas del Texto: en T.20.III.9.1-2 y en T.25.VI.2. Además de esas dos citas hay algunas referencias más, aunque menos directas, por ejemplo T.20.VI.3.6] Por otra parte, la declaración de que "las palabras no son más que símbolos de símbolos", junto a la frase siguiente que dice "están doblemente alejadas de la realidad" (M.21.1.9-10), es algo que también está directamente tomado de la "República" de Platón.

4) A Helen le encantaba Shakespeare. El lenguaje del Curso es "Shakesperiano". Gran parte del Curso está escrito en verso blanco (poesía sin rima) y en pentámetro yámbico, la forma de la poesía de Shakespeare. Se pueden encontrar también alusiones a Hamlet, la obra favorita de Helen.

5) Helen estaba enamorada de la versión "King James" de la Biblia. A Helen no le gustaba nada el contenido de la Biblia, pero le encantaba la forma en que estaba escrita. Por lo tanto, en el Curso podemos encontrar "arcaísmos" bíblicos —el estilo isabelino. [Se conoce como literatura isabelina a la que fue producida en Inglaterra durante el reinado de la reina Isabel I — siglos XVI y XVII]

6) Helen era terriblemente lógica. Ella tenía una de las mentes más lógicas que yo jamás haya visto, y Un curso de milagros desarrolla su sistema de pensamiento — el del ego y el del Espíritu Santo — de un modo estrictamente lógico. Además, en el Curso se usa la forma silogística de argumentar, tanto de manera implícita como explícita. [Esto es muy típico del Curso, veamos un ejemplo donde en un mismo párrafo aparecen explícitamente un par de silogismos, en los versos del final del párrafo, en T.1.VI.5.4-5 hay uno, y otro silogismo complementario justo a continuación en T.1.VI.5.7-8]

7) Helen era educadora. El formato curricular del Curso es claro: Texto, Libro de ejercicios para los estudiantes, Manual para profesores [en inglés se escribe en plural, Manual for teachers, aunque en español se tradujo como Manual para el maestro, en singular, en lugar de la traducción más literal Manual para profesores]; el Espíritu Santo es nuestro Maestro, y el lenguaje a lo largo del Curso refleja los aspectos del aprendizaje del plan de estudios.

8) Helen era psicóloga. Su trasfondo psicológico era freudiano y ella tenía un gran respeto por la obra de Freud. Como he estado diciendo desde hace más de treinta años: sin Freud no tendríamos Un curso de milagros, porque la presentación del sistema de pensamiento del ego se basa en gran medida en las extraordinarias percepciones de Freud [insights: intuiciones, perspicacias, producto de la notable agudeza y de la profunda capacidad de penetración de la mente de Freud], que eran una segunda naturaleza para Helen.

9) Helen tenía una relación de amor-odio con Jesús. Obviamente no hay odio en el Curso desde el punto de vista de Jesús, pero nadie puede malinterpretar su presencia amorosa y sin prejuicios desde el principio hasta el final del Curso.

Así que, como podemos ver, la forma del Curso es toda de Helen. Curiosamente, sin embargo, el estilo literario no era el de Helen, pues ella escribía en un estilo casi espartano, apropiado para los textos científicos, mientras que en el Curso encontramos una estructura más poética y (a veces) gramaticalmente imprecisa, lo cual, por cierto, solía hacer que Helen se subiera por las paredes [o sea, que a Helen eso le sacaba de quicio, le ponía de los nervios, pues ella se irritaba mucho con este tema]. El contenido de Un curso de milagros, sin embargo, resulta muy claro que no es de Helen, al menos no de la Helen que el mundo conocía o de la persona con la que ella se identificaba conscientemente. Esto explica por qué ella se sentía en libertad de cambiar la forma, pero nunca el contenido. Helen sabía cómo debía ser el Curso publicado. Uno podía hacer recomendaciones, y Bill y yo las hacíamos de vez en cuando, pero Helen tenía la forma final ya en su cabeza. Así que el Curso publicado por la Fundación para la Paz Interior tiene la forma que su escriba sabía que debía tener.

Yo creo que leer el Urtext (o cualquier otra versión que no sea la oficial) es una violación de la privacidad de Helen y de Bill, porque ella solamente autorizó la versión publicada por la Fundación. Helen y Bill querían que yo lo leyera, pero es como leer los diarios privados de alguien. ¿Por qué querrías hacer eso, especialmente cuando se ha pedido que no se haga, a menos que estés buscando conflicto y culpa? Recuerda estas palabras de la introducción a la Clarificación de términos:

«Todos los términos son potencialmente polémicos, y quienes buscan controversia la encontrarán. Mas quienes buscan clarificación, también la encontrarán. Deben estar dispuestos, no obstante, a ignorar la controversia, reconociendo que es una defensa contra la verdad que se manifiesta en forma de maniobras dilatorias» (C.introd.2.1-3)

Una vez más, el material privado y personal que hay en el Urtext no forma parte de ninguna versión publicada [no forma parte de las ediciones publicadas oficialmente: ni de la 1ª edición, ni de las siguientes]. La mayoría de los escritores destruyen todas las versiones anteriores cuando terminan un manuscrito. Yo hago eso cuando acabo un libro y es publicado. Cuando leen el Urtext, los estudiantes de Un curso de milagros no están leyendo "las auténticas palabras de Jesús", sino los escritos de una mujer en apuros [en aprietos, con dificultades] con el proceso de escritura, y por lo tanto están leyendo lo que nunca estuvo destinado a ser leído. Ahora bien, si tú lo lees, no estoy diciendo que Helen te fulminará con un rayo, o que eso sea pecado [pecaminoso], pero deberías al menos preguntarte por qué estás haciendo eso. Tal como Jesús enfatiza a lo largo de su Curso: el propósito lo es todo; con cualquier asunto, únicamente necesitamos preguntarnos lo siguiente: "¿Para qué es?" [Recordemos por ejemplo la cita del Texto que dice: «La prueba a la que puedes someter todas las cosas en esta tierra es simplemente esta: "¿Para qué es?"» (T.24.VII.6.1)]. Sin embargo puedo garantizarte una cosa: el Urtext no va a aumentar tu entendimiento del Curso. En todo caso te confundirá porque, como ya he indicado, te encontrarás con cosas específicas que no estaban destinadas a ser leídas por el público y que parecen contradecir lo que el Curso mismo enseña, por no hablar de su uso de palabras y términos que sugieren ideas opuestas a las enseñanzas del Curso.

Por lo tanto, una pregunta que yo creo que deberían hacerse los estudiantes de Un curso de milagros que están interesados en este material es: "¿Por qué iba yo a querer leer algo que podría interpretarse como una enseñanza algo diferente a lo que el Curso realmente enseña, por no hablar de que Jesús, Helen y Bill me pidieron efectivamente que no lo hiciera?". Es también útil recordar que el material en el que algunos se enfocan llegó durante las primerísimas semanas de dictado del Curso, y el material que siguió a ese casi no fue modificado en absoluto [como ya ha explicado Ken más arriba, la capacidad de escuchar de Helen estaba mermada al principio y por eso ese material llegó algo distorsionado al principio (por eso Jesús pidió que esa parte se corrigiera antes de publicarla), pero eso afectó solamente a los primeros capítulos del Texto y luego Helen escuchó mejor y el material vino fluidamente, con precisión y mucho más fácilmente, por lo que la mayor parte del Curso no necesitó apenas correcciones, exceptuando esos primeros capítulos del Texto]. Estamos por lo tanto hablando de lo que ocurrió durante la etapa en la que la capacidad de escucha de Helen no era tan precisa. Fue durante esta etapa, como ya he mencionado, cuando Helen estaba todavía influida por Edgar Cayce, y esto se reflejaba en lo que ella escribía. Sin embargo, esta interferencia fue de corta duración. No obstante, si los lectores del Urtext no son conscientes de este aspecto de la escritura de Helen, ellos pueden fácilmente confundirse y autoengañarse en sus opiniones [o sea: pueden malinterpretar parte de las enseñanzas del Curso], para dar un ejemplo, pueden creer que el Curso enseña que el mundo es real. Ciertamente, hay indicios de esto al principio —en marcado contraste con el resto del Curso — lo cual refleja la influencia de Cayce, en donde este magnífico psíquico afirmó que Dios creó el mundo como un aula, después de la separación. Una vez más, esta no es la posición de Un curso de milagros. [Es claro que difícilmente podría esa afirmación encajar con la enseñanza de Un curso de milagros, según la cual Dios no creó el mundo y no reconoce el sueño de la dualidad, pues si Dios reconociera eso, lo haría real]

Recuerdo una ocasión en la que Helen y yo estábamos con alguien que estaba relacionado de una manera destacada con el Curso [creo que se refiere a alguien "famoso", o sea, una de las personas bien conocidas en este mundillo, tal vez alguien que enseñaba públicamente el Curso, alguien cuya imagen era relacionada claramente con el Curso, alguien popular, ya fuese a pequeña o a gran escala], pero quien no sabía realmente lo que el Curso dice. Helen le dijo que él nunca entendería este Curso a menos que reconociera que este mundo es una ilusión. Ella fue muy enfática: Este mundo es una ilusión. Dios no tuvo nada que ver con él, y tú no vas a entender este Curso de esa manera. Repito que nadie entendía este Curso mejor que Helen.

Hay una anécdota interesante sobre Helen de cuando estábamos inmersos en el proceso de edición — fue bastante divertida. Con frecuencia Helen se sentía ansiosa mientras estábamos editando, y una de las maneras en que ella expresaba su ansiedad era que cuando leíamos un párrafo, ella empezaba a reír y después decía: «Esto no tiene absolutamente ningún sentido para mí». Así que la primera vez que enseñé el Curso, fue para "enseñar" a Helen, a sabiendas de que ella sabía perfectamente lo que ese pasaje significaba. Y yo también era consciente de que si en mis explicaciones le dijera algo que fuera erróneo, ella me habría corregido en el acto. Helen conocía el Curso perfectamente, íntegramente, de cabo a rabo, desde dentro. Ella rara vez lo leía, pero podía citarlo a voluntad. En los años que estuvimos juntos, siempre estábamos citando líneas de aquí y allá, si es que no estábamos citando también Hamlet. Ella se volvía muy crítica y enfadada con la gente que presumía de saber lo que el Curso enseña pero que en realidad no lo entendían. Ella tenía muy claro que nunca se iba a poner a enseñar formalmente el Curso, pero tampoco quería que lo enseñaran otros que estuvieran expresando de una manera obvia sus egos, en vez de a Jesús.

Volviendo a este importante punto, hay una idea bastante popular según la cual lo que Helen recibió eran las palabras literales de Jesús, y por lo tanto que son sagradas y jamás deberían haber sido modificadas. Esto es tan evidentemente absurdo como lo de la señora que me escribió tras haberse publicado la segunda (y numerada) edición, acusándome de cambiar el Curso de Jesús por haberle añadido números. Helen no pensaba de esa manera. Mucho de lo que ella escuchó al principio estaba simplemente equivocado, y ella, por supuesto, lo sabía. Una vez más, yo tuve muchas experiencias personales con Helen en las que Helen escribía mensajes que ella decía que venían de Jesús. Esto, por cierto, ocurrió también durante la época en la que ella estaba escribiendo los folletos [Psicoterapia y El canto de la oración], los cuales son indudablemente puros en su enseñanza. Las imprecisiones eran frecuentemente el resultado cuando ella se involucraba con detalles concretos. Veamos algunos ejemplos más.

Creo que fue en 1976, un año después de que conociéramos a Judith Skutch, que fue la editora final del Curso, el cual publicó a través de la Fundación para la Paz Interior. Helen, Bill, Judy y yo estábamos comentando lo que pensábamos que iba a suceder con el Curso y nuestro trabajo con él. Tal como era típico en este periodo, Helen escribió un mensaje para nosotros, probablemente en algún momento del verano, y el mensaje decía que "Este año acabará en brillante gloria" [en inglés el término usado es blazing, que en este contexto podemos traducir como brillante, ardiente, flameante]. El significado era que habría algún magnífico avance; tal vez, pensamos, la relación de Helen y Bill quedaría sanada y todos nosotros juntos viviríamos felices y comeríamos perdices en la concordia espiritual [literalmente: todos juntos cabalgaríamos hacia el atardecer espiritual, jugando con la expresión "cabalgando hacia el atardecer" o "cabalgando hacia el horizonte" (ride off into the sunset) que se usa en inglés para concluir muchas historias románticas, como un final feliz] — es decir, ocurrirían cosas maravillosas. Bueno, las semanas y los meses fueron pasando, y ni rastro de la brillante gloria. Finalmente, llegó el 31 de diciembre y estábamos aún esperando. Judy estaba dando una fiesta celebrando la Víspera de Año Nuevo en su apartamento, desde lo alto del cual se podía divisar Central Park y que nos proporcionaba una hermosa vista del cielo. Algún tiempo más tarde en la noche, la ciudad de Nueva York puso en marcha su espectáculo de fuegos artificiales de fin de año, y nos giramos el uno hacia el otro y nos dijimos: "¡Ahí está la brillante gloria!" [tb: flameante, ardiente gloria]. Obviamente, Helen se había equivocado.

Otro ejemplo de la inexactitud de Helen con los detalles concretos fue cuando vio su propia lápida, indicando que ella moriría a los 72 años de edad. Bien, ella murió cuando tenía 71. Eso es bastante aproximado, pero si tú eres el escriba de Jesús, no deberías errar ni siquiera un poco. Además ella dijo que Bill moriría un año después que ella, lo cual se convirtió en una gran preocupación para Bill. Pero él vivió otros siete años y murió en 1988. Finalmente, Helen dijo que su marido Louis moriría cinco o seis años después que ella, ¡pero él vivió durante casi otros diecinueve años! Así que Helen se equivocaba frecuentemente cuando la información trataba sobre asuntos concretos — el ego ama lo concreto — o cuando los mensajes tuvieran relación con áreas en las que ella estuviera en conflicto, como por ejemplo el sexo y la muerte. Ella no se equivocaba, sin embargo, cuando su ego no estaba involucrado. Por eso es por lo que puedes confiar en lo que el Curso publicado dice.

Por lo tanto, se hizo muy obvio para mí en los años en que conocí a Helen que yo debía tomar con pinzas [con cautela] algunas de las cosas que ella decía o escribía como viniendo de Jesús, y esto obviamente incluía al material temprano del Urtext. Desafortunadamente, hay también algunas cosas ahí que si tú no estás al tanto del contexto, no entenderás a qué se refieren, o qué significan. Esto quiere decir que, inevitablemente, quienes no estuvieron presentes y no conocieron a Helen o a Bill malinterpretarán gran parte de lo que hay ahí [en el Urtext].

Por último, puedo asegurar a todos los estudiantes de Un curso de milagros que no habéis sido engañados, y Helen, Bill y yo trabajamos muy duro para asegurarnos de que el libro publicado por la Fundación para la Paz Interior estuviera en la forma en que Jesús quería que esté, y sin duda la forma que Helen sabía que era como Jesús lo quería.


Conclusiones

No hace falta decir que yo no quiero que la gente se sienta culpable si compran o leen las otras versiones. Cada uno puede hacer lo que quiera, mientras no sea perjudicial; y contrariamente a lo que algunas personas podrían decir, no hay un "Papa del Curso". Así que, hagas lo que hagas con el Curso, lo más importante es que sea hecho sin ira, juicios [críticas] ni sentimientos de un trato injusto. Esas reacciones son del ego. Por lo tanto, hagas lo que hagas, procura que sea con una motivación libre de ego. De este modo, todo lo que hagas será amoroso.

Aunque algunos podrían estar tentados a discutir sobre los méritos de las diferentes versiones, lo que realmente importa es de dónde viene el Curso: de la mente correcta de cada cual, que cada uno de nosotros podemos elegir en cualquier momento. Si ves que te quedas atrapado en la controversia, creyendo que los argumentos significan algo, discutirás y verás diferencias donde en verdad no las hay. Las diferencias indudablemente existen en la forma (el cuerpo), pero nunca en el contenido (la mente). Por lo tanto, no puede haber diferencias significativas entre quienes representan diferentes puntos de vista. Al ver diferencias y convertirlas en algo serio es cuando el ego nos atrapa, pues estamos olvidando reírnos de la "diminuta y alocada idea" de la separación (T.27.VIII.6.2).

Lo que motiva a la gente a provocar controversia es la necesidad de que haya conflicto; y cuando hay conflicto, ya sabes que el ego ha sido invitado. No puede haber conflicto en la mente correcta de quien sea, porque ahí todos los seres son percibidos como lo mismo. Cualesquiera diferencias que haya, una vez más, son solamente en el nivel ilusorio del cuerpo. Los cuerpos difieren. Las personas escriben libros diferentes y dicen cosas diferentes, pero si tú les das importancia a estas diferencias y las conviertes en objeto de controversia y conflicto, si es que no de guerra, entonces tú sabes a qué voz estás escuchando. Nuestra única responsabilidad es escuchar la Voz de la paz, y cuando lo hacemos, reconocemos que las controversias son como los niños jugando en la arena. Pero a ti no te va a entrar arena en los ojos a menos que te sientes con ellos a jugar en la arena. Si te levantas como un adulto, con Jesús a tu lado, entonces cualquier cosa que esté sucediendo en la arena no tiene consecuencias para ti, lo cual significa que nada de lo que sucede en el mundo puede cambiar la experiencia del Amor de Dios en tu mente.

Es irrelevante que tú estés de acuerdo o no con las cuestiones generadas por las versiones diferentes de Un curso de milagros. Obviamente todo el mundo tiene su opinión, pero esa opinión no debería afectar a tu paz ni a tu visión de ver a todas las personas involucradas en el debate como lo mismo. Eso significa que lo que está pasando ahora con el Curso es tan solo otra aula [otra lección; otra aula o clase para el aprendizaje]; otra forma de ver si lo que tú quieres es que tus manos, ojos y pies se llenen de arena, o ser capaz de levantarte con Jesús y estar en paz. Cuando eliges la visión en lugar de los juicios, como Jesús siempre nos está pidiendo que hagamos, verás que todas las personas están involucradas en la misma búsqueda para retornar a la mente y elegir de nuevo, y que todo el mundo está tentado a tener miedo de este viaje. Cuando las personas tienen miedo, quedan atrapadas en la arena y empiezan a jugar con sus juguetes como si fuesen armas.

El punto aquí es que las personas deberían tomar cualquier posición que ellas piensen que es correcta, pero intentar no dejar que llegue a ser nada [no darle importancia, no convertirlo en algo serio, no permitir que signifique nada, no hacerlo real]. La única posición que es verdaderamente correcta es que todos cometimos el mismo error de elegir al maestro equivocado [al ego], y que ahora podemos hacer la corrección al elegir de nuevo. Esa es la única cosa que es importante. Lo que está sucediendo ahora es solo otra oportunidad de elegir de manera diferente — ver intereses compartidos en lugar de intereses separados [del inglés separate: separado, distinto, aparte].

Tu perspectiva de Un curso de milagros estará distorsionada si lo ves de cualquier manera como parte del mundo de la separación y de la forma. Se dice que Buda una vez declaró que: «Lo que se conoce como las enseñanzas de Buda no son las enseñanzas de Buda». Y lo mismo puede decirse del Curso. En otras palabras, Un curso de milagros no es realmente un libro, ni siquiera un cuerpo de enseñanzas específicas. Es un símbolo de la Expiación, la corrección para la idea de la separación que está en la mente de todos. Cuando reconocemos esto, se hace imposible juzgar a otros estudiantes, profesores, o al Curso con respecto a sí mismo o otras espiritualidades. No le atribuimos ningún significado que sea fragmentario o separador. Esto significa que nos damos cuenta de que lo que es sagrado no es el libro, o Helen — sus cuadernos, el lápiz o los dedos que sujetaban el lápiz. Es el sistema de pensamiento en nuestras mentes iguales lo que es sagrado. De otro modo el Curso se convierte en solo otro símbolo del especialismo y en un medio para justificar la proyección de culpa del ego en la forma de juicios, división y conflicto. Así como el cristianismo acabó como una religión de odio e incluso asesinato, el Curso podría acabar así también. Lamentablemente, su breve historia ya refleja algunas de las mismas dinámicas de separación, juicios y exclusión. No obstante, ¿qué otra cosa podría uno esperar del ego? En otras palabras, Un curso de milagros está escrito por la mente, para la mente — que se corrige a sí misma.

Sí, es importante que esta comunicación de Jesús se transmita con precisión, con la mayor precisión que sea posible, aunque la comunicación perfecta es imposible dentro de la ilusión. Sin embargo no olvides, para decirlo una vez más, que la verdadera comunicación no son las palabras, sino el amor al cual Helen se unió en su mente, y el cual está también en nuestra propia mente — un amor que refleja el perfecto amor y unidad del Cielo. Así que, trabaja con cualesquiera símbolos que tengan sentido para ti, pero hazlo de tal manera que no tengas ninguna inversión en el resultado [en otras palabras: úsalos con desapego, sin apegarte a los resultados ni esperar ansiosamente determinadas consecuencias]. Cumple tu función del perdón tan puramente como puedas, y lo que suceda después de eso no será problema tuyo [o: "y lo que suceda después de eso no te preocupará"]; de lo contrario caes en la trampa del ego de sustituir el contenido por la forma, una de las principales características de las relaciones especiales. Por eso sigo insistiendo en que Un curso de milagros no es Un curso de milagros — al menos no el libro ni sus palabras. Si somos capaces de recordar el amor que es el Curso, no nos dejaremos engañar por las seducciones del ego basadas en las diferencias y en la controversia. Y cuando seamos capaces de mantener puro ese amor en nosotros mismos, no le daremos tanta importancia a la pureza aparente de la forma, y reconoceremos que somos uno en el contenido, aunque seamos diferentes en la forma. Y aprenderemos a recordar que el contenido compartido del amor en todos los Hijos de Dios es la suma y la sustancia de Un curso de milagros.






      Canal Telegram

Suscríbete a nuestro canal para recibir las nuevas publicaciones

Boletín mensual